06 septiembre 2016



El número de retiros de alimentos del mercado es significativo e implica un costo de casi USD 20.000 millones por año solo en Estados Unidos, señala la consultora Wipro. Si a eso le sumamos la pérdida de ventas, los potenciales riesgos de salud, posibles juicios y el daño a la reputación de la compañía, es evidente que reforzar la seguridad alimentaria es clave.
 
The Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) coincide con ese punto, y lo ha convertido en una prioridad cada vez mayor con la Ley de Seguridad y Modernización Alimentaria (Food Safety and Modernization Act, FSMA). Esta ley representa un cambio importante: se pasa de reaccionar a los incidentes de enfermedades transmitidas por los alimentos a un enfoque proactivo, y se alienta a los productores de alimentos y bebidas a hacer lo mismo.

Desde la aprobación de la FSMA en 2011, los diversos componentes de la ley han entrado en vigencia por etapas. Ya sea que afecten la producción de carne, el procesamiento de lácteos, el alimento del ganado u otros aspectos, todos tienen algo en común: requieren proactividad y responsabilidad en cada etapa de la cadena de abastecimiento para evitar retiros riesgosos y caros y para proteger la salud de los consumidores.
 
Un blog reciente de Huffington Post describe la importancia del papel que desempeñan las tecnologías emergentes para incrementar la seguridad en el abastecimiento mundial de alimentos; una de sus funciones clave es la trazabilidad. En la Conferencia Mundial de Seguridad Alimentaria 2015, miles de líderes de alimentos y bebidas asistieron a sesiones que explicaron cómo la tecnología de trazabilidad brinda a las partes interesadas (incluyendo productores, minoristas y consumidores) un acceso fácil a información detallada sobre la historia del producto y sus ingredientes a lo largo del ciclo de producción. 
 
¿Cómo pueden los líderes industriales utilizar la tecnología de trazabilidad y otras herramientas para mejorar la seguridad de los productos de sus compañías y contribuir a la cadena de valor?
 
Lograr consenso en toda la operación

Durante la sesión “Seguridad alimentaria: compromiso desde los niveles superiores” de la Conferencia, los presentadores explicaron que los directivos de las empresas alimenticias deben apoyar a los encargados de la seguridad, brindándoles las herramientas necesarias para crear una cultura de seguridad alimentaria y garantizando el compromiso de toda la empresa, no solo de aquellos que trabajan en el área de producción.
 
En un blog de FDA Voice, dos expertos explican cómo la FSMA busca promover oportunidades para que la FDA y las partes interesadas trabajen en forma conjunta, creando una “cultura de seguridad alimentaria” que proteja mejor al público. De igual manera, alentar la cooperación y la aceptación de los empleados en todos los niveles puede incrementar la efectividad del programa de seguridad y minimizar el riesgo de una empresa. Según Lloyd’s Register Quality Assurance, esta adopción puede verse facilitada por un sistema de trazabilidad de alimentos efectivo con empleados capacitados adecuadamente.
 
Aprovechar la nueva tecnología

Las normas de la FSMA requieren un mejor manejo y registro de los datos de producción, seguridad e higiene en las operaciones de alimentos y bebidas. Las normas convierten en obsoletos a los registros físicos escritos a mano y exigen registros digitales más tecnologizados que modernicen el registro y el acceso a la información y permitan compartirla.
 
En las plantas automatizadas, aquellos que manejan la información puedan monitorearla a lo largo de la cadena de suministros, incluyendo la del origen de los materiales, los procedimientos de procesamiento, el envasado, etc. Si surge un inconveniente, el personal puede determinar el problema rápidamente mediante una computadora central y hacer los ajustes con mayor facilidad que en los tiempos de la pre-automatización.
                                                                                                                
Mantener la transparencia

La tecnología de trazabilidad permite compartir datos del producto no solo entre el personal interno o con los organismos reguladores, sino también con los consumidores. 
 
El mismo canal de información que utilizan fabricantes, minoristas y distribuidores, puede emplearse para compartir datos con los consumidores. El productor lácteo brasileño Aurora es una de las compañías que aprovechan la tecnología de trazabilidad como una herramienta de marketing: la empresa permite a los consumidores monitorear el recorrido de la leche desde el tambo hasta la heladera mediante códigos en el envase y una interface web facilitados por la tecnología PlantMaster de Tetra Pak.
 
<< Anterior