12 julio 2016

Los Chefs en general tienen una interesante relación con el tomate.
 
Cuando quieres hacer una gran salsa en invierno, te encuentras maldiciendo los tomates aguados que crecen en Suecia y anhelando los tomates maduros, rojos y tibios por el sol de Francia o Italia.

El tomate envasado, por otra parte, es el mejor amigo de un chef nórdico. Hechos a medida para la preservación, el tomate se transforma durante su vida en el estante y se convierte en un alimento muy sabroso y útil. Gracias a la opción de envasado, podemos cocinar todo el año sin el menor problema.

Por supuesto que los consumidores también se benefician al tener acceso a este producto. Los mejores ingredientes – como un delicioso tomate de verano – están justo ahí en la góndola, esperando volver a la vida nuevamente en la cocina de quien los utilizará.
 
El tomate es tan versátil, que puede ser usado tanto en recetas dulces como saladas. Acá encontrarán algunas de mis formas favoritas de usar el tomate en conserva, para cualquier época del año.


Salsa de tomate rostizado
Agregar los tomates (desde un envase Tetra Recart o frescos) a una bandeja y rostizar por 20 minutos a 200°C, o hasta que adquieran una linda superficie dorada.


Agregar aceite de oliva en un sartén, cortar cebolla y ajos, freír por 2-3 minutos antes de agregar salvia fresca picada y los tomates rostizados.

Rociar con pimienta negra recién molida y sal a gusto. Dejar hervir por una hora, agregar un poco de miel o azúcar si es necesario.
 
Servir la salsa con carne o pescado y pasta parpardelle.


Mermelada de Tomate Cherry
Puedes hacer esta mermelada usando tomates cherry, azúcar y vainilla, como cualquier otra mermelada. Servir a temperatura ambiente, con quesos franceses, y todo el mundo pedirá más.


Bruschetta Clásica
Nada es más veraniego que una maravillosa bruschetta con aceite de oliva, albahaca, cebolla y sal en una tostada de pan fresco con una pizca de pimienta (a gusto).


Un consejo sobre la pasta de tomate
Cuando utilicen pasta de tomate, no olviden rostizarla en un sartén o en el horno con un poco de oliva para realzar un sabor más dulce, casi caramelizado. Este es el ingrediente secreto para un perfecto y sabroso caldo de carne. Puedes rostizar la pasta de tomate en porciones más grandes y guardarla en el refrigerador para usarla más adelante.

Como decimos en Suecia: trabajar como chef sin tomates sería como bailar sin música, faltaría diversión!

Saludos culinarios,



Peter Brunkestam,
Chef de Desarrollo de Tetra Recart®, Suecia
<< Anterior