16 noviembre 2017
Conoce sobre Mantenimiento Productivo Total (TPM por sus siglas en inglés) a través de su definción, ochos pilares y el enfoque de Tetra Pak al respecto.
Generando menos desperdicio, incrementando la eficiencia, disminuyendo el tiempo de inactividad, asegurando calidad y seguridad, son los actuales objetivos universales de las plantas de procesamiento de alimentos y bebidas. Algunas empresas recurren a la Metodología de Mantenimiento Total Productivo o TPM para lograr estos objetivos y otros.
 
¿Qué es y qué valor aporta?

TPM no es nuevo. Por el contrario, fue desarrollado por el Instituto Japonés de Mantenimiento de Plantas en la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, aún no se aplica ampliamente en la industria alimentaria a pesar de sus beneficios tangibles. La metodología de TPM se basa en el concepto de mejora continua y adopta un enfoque holístico a nivel operativo para maximizar la productividad al reducir sistemáticamente los desperdicios y las pérdidas. 

Con el fin de maximizar la producción y la eficiencia general de su planta, Tetra Pak ha implementado TPM en sus fábricas a nivel mundial desde principios del 2000. Hoy en día, la metodología se basa en la forma de trabajar de la empresa, desarrollando la mentalidad del personal para ir siempre un paso adelante e identificar los riesgos potenciales, anticiparse a los problemas y tomar medidas preventivas.

Aprovechando esta amplia experiencia, Tetra Pak comenzó a ayudar a sus clientes a través de la aplicación del TPM. El equipo de Servicios de Expertos de Tetra Pak trabajó con un productor de puré de tomate en Norteamérica, con el fin de implementar TPM con resultados positivos y cuantificables:
 
  • 10% de aumento en la utilización del tiempo de producción o PTU (Production Time Utilization).
  • 35% de reducción en residuos de material de embalaje.
  • 35% de reducción en el tiempo de preparación.
¿Cómo funciona?

La metodología TPM impulsa la mejora continua, lo que significa medir sistemáticamente el rendimiento, la evaluación comparativa y cerrar las brechas para una producción optimizada. Se basa en ocho pilares y cada uno representa un equipo “inter-funcional” centrado en un tema de gestión específico. Estos equipos se convierten en centros de conocimiento que identifican y eliminan pérdidas, capacitan y brindan apoyo a los equipos de mejora, y ayudan a la empresa a alcanzar sus objetivos.
 
Una vez que todas las partes de TPM están en movimiento, es importante continuar fomentando estos comportamientos en todos los niveles de la organización y continuar con el impulso positivo. TPM se trata tanto de un cambio de cultura como de la forma en que se realizan las operaciones.
 
El siguiente artículo de esta serie explorará más a fondo las preguntas más urgentes de aquellos interesados ??en implementar TPM y se enfocará en cómo la cultura de la empresa debe cambiar para garantizar que TPM permanezca en vigencia a largo plazo.


 
<< Anterior