17 enero 2017


Los padres de hoy están tratando, cada vez más, de enviar alimentos saludables a sus hijos como snack para la escuela. Pero algunas veces se convierte en algo mucho más complicado de lo que uno espera.
 
En Estados Unidos, el 42% de los hogares con niños concuerda que no existen suficientes opciones de snacks saludables envasados, en formatos individuales o en envases re-cerrables (Mintel). No es una sorpresa entonces que sólo el 27% de las meriendas envasadas alcancen 3 de los 5 requerimientos del Programa Nacional de Alimentación Escolar de ese país. Esto significa que uno de cada 4 snacks envasados, con suerte, califica para pasar de curso.
 
Esto se puede convertir en una gran oportunidad para las compañías de alimentos y bebidas, para aprovechar un mercado desatendido de alimentos envasados saludables, que los niños estarían felices de incluir en su lonchera.
 

Enseñar sobre meriendas saludables puede impulsar las ventas


Una dieta saludable incluye aproximadamente 50% de frutas y verduras, 25% de proteínas, 25% de granos enteros y 2 a 3 porciones de lácteos por día, según expertos en nutrición de la Universidad de Harvard. Con esto en mente, parece claro que un sándwich de jamón de pavo en pan centeno con una rodaja de tomate no es una merienda tan balanceada como los padres podrían asumir. Las marcas pueden ayudar a los padres a llegar al 50% de las frutas y verduras que se necesitan al ofrecer más opciones envasadas para hacer la diferencia.

Una compañía que está respondiendo a este desafío es Sneakz Organic, la que contiene mitad de porción de fruta y mitad de vegetales en sus milkshakes de diferentes sabores. Zanahoria, coliflor, camote, espinacas y betarragas/remolacha son incluidas en el producto Strawberry Milkshake.

La lonchera escolar no es el único lugar donde las marcas deberían considerar estar – después de todo, momentos para disfrutar de un snack infantil son infinitos, como muchos padres saben. Los alimentos envasados que comunican exitosamente sus beneficios saludables reciben la nota más alta por parte de los padres. De acuerdo con el reciente reporte Comprando Saludable 2016 realizado por el Food Marketing Institute and Rodale, un producto infantil nutricionalmente saludable influencia en un 91% la compra de alimentos y bebidas de los padres.

Las compañías también pueden enfocarse en las ocasiones de consumo durante las actividades extra programáticas como partidos de fútbol o clases de piano, al posicionarse a ellas mismas como ideales para la nutrición después del ejercicios físico o mental. La leche saborizada, por ejemplo, tiene una ventaja entre los padres de jóvenes atletas por su relación ideal de 4:1 de carbohidratos a proteína para la recuperación muscular, un beneficio saludable destacado por  The Washington Post. Alimentos envasados que contengan huevo, mantequilla de maní, granos completos, avena y otros ingredientes “estimulantes del intelecto” podrían también encontrar una buena recepción entre los pequeños después de sus clases de música o pintura.


Aunque los padres hacen las compras, los niños deciden


De acuerdo con nuestra investigación a casi 500 consumidores, el 80% de todas las compras en supermercados son influenciadas por los requerimientos de los niños. Así que lo que llama a comprar desde una perspectiva nutricional, tiene que llegar al carrito de compras en primer lugar desde una perspectiva atractiva visualmente.
 
Apple & Eve fueron pioneros en este acercamiento en 1999, cuando se asociaron con Plaza Sésamo para enseñarle a los niños sobre alimentación saludable. Abelardo, Elmo y otras caras familiares saludaban a los niños desde las mismas cajitas de jugo, convirtiéndose en “la bebida preferida entre los preescolares”, según The New York Times.
 
La marca continuó su camino y logró alcanzar a los escolares de enseñanza primaria con gráficas coloridas, lo que ayudaba que resaltara en las góndolas. El éxito de Apple & Eve a través de sus envases sugiere que colores atractivos, animaciones y juegos impresos en las etiquetas atrapan la mirada de los niños en los pasillos de los supermercados, mientras que la información nutricional engancha a los papás.
 
Para las compañías que buscan balance entre la atención de los niños y sus padres en el segmento snacks saludables, el potencial de crecimiento es grande a medida que nos acercamos a la vuelta al colegio en los meses que siguen. 
 
¿Te gustó este post?
Suscríbete a Envasando Ideas y recibe nuestro newsletter lleno de nuevas ideas y tendencias sobre la industria de alimentos y bebidas. 
<< Anterior