11 enero 2018
Las marcas no se han dirigido activamente a sus audiencias senior durante décadas. A continuación, veremos cómo el diseño inclusivo podría ayudar a los especialistas en marketing a recapturar la atención de este grupo demográfico de rápido crecimiento.
A pesar de todo el ruido del marketing sobre la Generación millennial y la Generación X, ninguno de estos grupos tiene los números ni el poder adquisitivo que tienen las personas mayores, los también llamados baby boomers o mayores de 65 años. Según el Pew Research Center, entre 2010 y 2050, se espera que el porcentaje de personas mayores crezca en proporción a otros grupos generacionales.

Y con eso viene un poder financiero incuestionable. Para 2020, las personas mayores tendrán un poder adquisitivo global de US$ 15 trillones, según Euromonitor / AT Kearney
Para los fabricantes de alimentos y bebidas, el segmento demográfico de consumidores senior ofrece una
oportunidad que, a menudo, se pasa por alto.

Podría sorprenderle que el informe de Euromonitor descubrió que las personas mayores gastan el 20% de sus ingresos en alimentos y bebidas, en comparación con un promedio del 18% en el caso de las personas más jóvenes. Sin embargo, un estudio de Nielsen llegó a la conclusión que los anunciantes a menudo pasan por alto a las personas mayores. Otra encuesta mostró que el 58% de las marcas solo "a veces" las consideran cuando diseñan paquetes.

Recuperar la atención de las personas mayores requiere saber quiénes son y volver a examinar los productos y envases para satisfacer sus necesidades. En un estudio reciente, realizado por Tetra Pak, se descubrió que las personas mayores eran un grupo demográfico centrado en la salud, la familia y la sociedad:
  • Calificaron mejor que las generaciones más jóvenes en cuanto a asegurar la realización de controles médicos periódicos y sienten una mayor necesidad de mantener un peso saludable. Destacar los beneficios de salud para personas mayores en una etiqueta es algo que las compañías de alimentos y bebidas pueden considerar.
  • Más de la mitad realiza ejercicios o dedica pasatiempos para mantenerse física y mentalmente en forma y conocer nuevas personas. Es posible que las marcas, que ya tienen opciones de productos “al paso” o “listas para llevar”, quieran probar si estos son fáciles de abrir y sostener, por aquellos con una disminución en la fuerza de la mano y la muñeca.
  • El 97% de las personas mayores piensan en la familia como una fuente de felicidad en sus vidas y consideran la honestidad, la protección de la familia y las relaciones personales estables como sus tres valores personales principales. La proyección auténtica de valores compartidos es otra idea en la que las marcas deben pensar para atraer la atención de estas personas.
 
Tener un tipo más grande de letra para llamar la atención sobre las características y los beneficios, diseñar paquetes que sean más fáciles de abrir y compartir un sentido de autenticidad puede atraer a todos, por lo que esta información se puede aplicar a la mayoría de los productos.

Hacer que las personas mayores se identifiquen con el empaque
Diseña un empaque inteligente en función de las personas mayores, es una forma de incentivarlas a colocar alimentos y bebidas en sus carros de compras. Tres elementos clave del embalaje amigable para personas mayores incluyen tapas y cierres fáciles de abrir; contenedores simples y livianos; y etiquetado claro.

Los paquetes más fáciles de abrir para aquellos con una fuerza limitada de su muñeca, serán populares entre este grupo etario. Las tapas roscas con un borde estriado ofrecen un agarre más seguro y cómodo, mientras que las tapas más altas pueden ayudar a evitar que se caigan de las manos de un adulto mayor.
Centrarse en las necesidades físicas únicas de las personas mayores es importante, ya que pierden alrededor del 3% de su masa corporal magra, principalmente muscular, cada década. Este debilitamiento gradual, conocido como sarcopenia, puede ser difícil de detectar, por lo que es importante realizar pruebas en todo el espectro senior para garantizar que los paquetes puedan abrirse por personas con distintas capacidades.

Algunos pueden sostener envases mejor si tienen secciones transversales redondas, y son firmes y livianas. Más grande no siempre es mejor, especialmente en una era de consumidores  que demandan más variedad y artículos para llevar. Los   paquetes certificados por la Asociación de Reumatismo de Suecia, son buenos ejemplos ya que han sido probados y verificados por su facilidad de uso y su diseño liviano.

En el caso de las marcas de productos lácteos, por ejemplo, puede haber una oportunidad para atraer a las personas mayores a través de un empaquetado inclusivo. Según nuestra investigación, la mayoría de las personas mayores beben más leche que los adultos más jóvenes, lo que sugiere que los consumidores mayores tienen interés en alimentos saludables, naturales y producidos localmente. Ofrecer leches enriquecidas y fácilmente digeribles es una forma de atraerlos, al igual que el uso de la leche como bebida base para el suministro de proteínas y reemplazo de comidas.

El etiquetado claro con palabras más grandes, colores más brillantes e información nutricional y fechas de vencimiento destacadas, definitivamente atraerán la atención de este grupo. Para empezar, una etiqueta fácil de leer ayuda a las empresas a ganar entre todas las generaciones, dado que es el mensaje más difícil para la mayoría de las marcas.

Independientemente de su edad, a nadie le gusta examinar una etiqueta para obtener información clave, sostener un paquete pesado con una forma extraña o luchar para abrirlo. Comenzar un viaje de diseño inclusivo haciendo algunos cambios estratégicos brinda a las empresas la oportunidad de ganarse los corazones y los pesos de los abuelos y sus nietos por igual.

Fuente: Packaging Strategies 
<< Anterior