18 diciembre 2017
El desperdicio de alimentos sigue siendo un problema con importantes implicancias que afecta la seguridad alimentaria y la salud de nuestro planeta. Su reducción asegura la disponibilidad de alimentos para nuestra creciente población y tiene un impacto ambiental positivo al preservar los recursos naturales y minimizar las emisiones de carbono relacionadas con los desechos. 
Según el USDA, se estima que del 30% al 40% de los alimentos terminan como desechos a manos de los consumidores y minoristas en los Estados Unidos. Otros países enfrentan estadísticas similares, mientras que 795 millones de personas en todo el mundo están desnutridas.
 
Los desechos se producen en las diversas etapas de la cadena de valor, incluida la producción, el procesamiento y la distribución de alimentos. Todos tenemos un papel que desempeñar para ayudar a reducir esto. Como proveedor de soluciones de procesamiento y envasado de alimentos y bebidas, Tetra Pak busca nuevas formas sostenibles de reducir el desperdicio y hacer que los alimentos seguros y nutritivos, estén disponibles en todas partes.
 
Esto empieza en las granjas
  
La reducción de la pérdida de alimentos y el desperdicio de éstos comienza en la etapa de cosecha: entrenamiento en el lugar y equipos de fabricación pueden ayudar a los agricultores a minimizar el deterioro del producto, manteniendo una cosecha de alta calidad que puede procesarse para obtener alimentos nutritivos.

La iniciativa de Tetra Pak Dairy Hub initiative apoya a pequeños agricultores locales en lugares como Bangladesh, Kenia, Senegal, Sri Lanka y Nicaragua para desarrollar sus negocios al potenciarlos con capacitación y métodos modernos para aumentar sus rendimientos y mejorar la calidad de la leche. A través del Hub, los agricultores están vinculados con un procesador de alimentos dedicado para que puedan entregar leche segura y nutritiva a sus comunidades locales.
 
Estos agricultores también tienen la oportunidad de aprender sobre técnicas modernas de cría de animales del Dairy Hub, herramienta que tienen un beneficio inmediato al mejorar la productividad y aumentar la capacidad.
 
Reducir el desperdicio durante la fabricación
 
Una de las principales causas del desperdicio de alimentos en el procesamiento es el diseño ineficiente de la planta.
 
En la industria láctea de EE. UU., las pérdidas de leche pueden promediar del 2% al 3% desde el momento en que la leche cruda ingresa en la fábrica hasta el momento en que se empaqueta y envía el producto terminado. Esto suma aproximadamente 1.4 mil millones de libras de leche por año, y ese número más que se duplica si incluye la producción de queso.
 
La frecuencia de limpieza de los equipos de procesamiento de alimentos puede ayudar a reducir el desperdicio de alimentos. Algunos equipos a gran escala necesitan limpieza frecuente, durante la cual se pierde el producto. Las plantas que procesan una amplia gama de productos también pueden ver más pérdidas como resultado del cambio de producto. Una solución es elegir equipos diseñados para funcionar durante más tiempo entre las limpiezas, así como soluciones de automatización que minimicen de forma segura la interfaz agua / producto en preparación para la limpieza y la producción.

Otro aspecto que afecta el desperdicio del producto es el diseño de las plantas de procesamiento; los diseños eficientes son compactos con tuberías mínimas y equipos flexibles que pueden cumplir más de una función. Un ejemplo de ello es la tecnología Tetra Pak OneStep, que reduce significativamente el tiempo de procesamiento y la pérdida asociada as éste, ya que brinda a los procesadores la capacidad de cambiar los contenidos de grasa con mayor rapidez.
 
Finalmente, el equipo higiénico e innovador de procesamiento de alimentos previene el riesgo de contaminación de cuerpos extraños y asegura que se desperdicie una cantidad mínima de alimentos a través de fugas o desperdicios.
 
El empaquetado desempeña un papel fundamental
 
Desde el material de empaque hasta el tamaño, el envase es crucial para proteger los alimentos y bebidas del deterioro y el daño físico, así como también para asegurar que el consumidor tenga la cantidad correcta de un producto.
 
Los paquetes asépticos funcionan perfectamente para proteger los alimentos, por lo que se mantienen seguros y nutritivos a lo largo de su vida útil. Se pueden almacenar hasta 12 meses sin necesidad de refrigeración ni conservantes añadidos. Esta tecnología ofrece beneficios sustanciales durante las etapas de distribución y venta al por menor de la cadena de valor de los alimentos, que se sabe son una importante fuente de pérdidas, especialmente para productos perecederos o de baja rotación.
 
Otra forma en que el empaque puede ayudar es a través del "tamaño correcto", dando a los consumidores el tamaño que necesitan y reduciendo el desperdicio debido al deterioro.
 
Desde la granja hasta la fábrica, la industria de alimentos y bebidas tiene la oportunidad de tener un impacto positivo en el desperdicio de alimentos mediante la adopción de mejores prácticas y la racionalización de sus operaciones.
<< Anterior