02 septiembre 2016
Las empresas líderes en el área de alimentos y bebidas en sustentabilidad  se enfrentan a tres desafíos claves en el futuro.
Líderes de alimentos y bebidas en sustentabilidad  se enfrentan a tres desafíos claves en el futuro: la  desmaterialización, la seguridad de los recursos de materias primas de calidad y el ciclo de vida completo del diseño de envases.

La desmaterialización - hacer más con menos
Buckminister Fuller dio a conocer el término efemeralización que tiene que ver con el avance tecnológico de hacer más con menos hasta que finalmente se puede hacer todo sin nada”. Empresas de alimentos y bebidas multinacionales están adoptando esta teoría en sus cadenas de suministro globales con el fin de cumplir con los nuevos requisitos de minoristas y gubernamentales para generar productos más responsables con el medio ambiente.
Estos esfuerzos han tenido éxito en términos de minimizar la huella de la cadena de suministro y satisfacer con éxito, requisitos gubernamentales.
En el futuro, las empresas deberan evaluar las oportunidades para eliminar completamente cierto uso de materiales y omitir procesos innecesarios de operaciones de la cadena de valor en la búsqueda de la visión de Buckminister Fuller.

Hacer hincapié en la importancia de la seguridad de los recursos y la calidad de la materia prima
Las multinacionales están cada vez más preocupadas por los precios inestables de la materia prima debido al cambio climático y los desastres naturales. Los líderes empresariales tendrán que explorar estrategias de la cadena de suministro que les permitan asegurar la materia prima limpia a un precio predecible. Poniendo énfasis en el uso de materiales renovables, como la fibra, que puede ser repuesta y  utilizada nuevamente, la volatilidad de los precios que enfrentan las empresas hoy en día se puede atenuar.

La teoría del ciclo de vida del diseño del envase en la práctica
Se trata de un acto de equilibrio muy fino entre reducción de la huella ambiental de un envase y el cumplimiento de su objetivo principal, que es para contener adecuadamente, preservar y proteger su contenido para que no se eche a perder y se convierta en residuo.
La mejor manera de garantizar el cumplimiento de estas normas es proporcionar un envase robusto diseñado con un enfoque integral del ciclo de vida.

Por Juan Pablo Pittaluga
Director de Marketing
Tetra Pak Southern Cone
<< Anterior